Páginas

jueves, 13 de octubre de 2016

viaje al castillo

Screenshot_2016-08-23-12-22-26
  Si es de noche y ves luces raras en el lagar rapidamente te vienen a la mente esos seres que navegan por la noche, eternos errantes, arrastrando las cadenas.
Por fortuna las luciernagas nos ayudaron a llegar a casa, puesto que somos gente sensata y no creemos en fantasmas..Decidimos que al día siguiente subiriamos al castillo, a buscar el tesoro del becerro de oro (somos sensatos, pero un tesoro legendario es un tesoro legendario).
  Esta introducción un tanto extraña se debe a que apenas sabemos nada sobre El castillo, de la sierra del castillo. Oí hablar de leyendas desde que soy niño, pero solo leyendas ; y que mi tío de niño pastoreaba por la zona y el pozo siempre tenía agua; a mi me sorprendía que manase agua en el punto más alto de una sierra, en lugar de seguir su estrategia de fluir. Lugar misterioso –para mi mente de niño curioso- al que acudir. Sumarle que desde allí se tiene una visión magnifica de toda la zona.
He buscado durante años, pero me tendré que esperar a que se publique el libro con toda la historia de Villarta para encontrar el origen de este Castillo.
Encontré que –por su visión privilegiada- podía ser un lugar de control sobre el puente viejo. Una especie de contable y responsable; pero me hicieron ver que no tiene sentido, que el portazgo se cobraba in situ y que la comuncación entre sierra y puente llevaría horas.
Buscando historias curiosas que traer, me topé con que uno de los poblados mozárabes más antiguos se encontraba en Helechosa (en otra entrada desarrollo esto, de momento quedaros con el nombre de Miknasa, que le llamará la atención a quien haya jugado al fútbol) . Vi que podría ser un pequeño poblado –se hablaba que era un antiguo castillo de los moros en mi casa- y al subir, vi que realmente cumplía las características de estas poblaciones: en altos, lazos familiares, y aislados de grandes poblaciones.
Subimos Isma y yo con la idea de levantar acta sobre lo que nos encontraramos e intentar hacer un plano con medidas y datos objetivos, al menos una aproximación.
Las circunstancias nos impidieron hacer tal labor, llegamos tarde porque llevabamos años sin ir y el monte está perdido, y nos tuvimos que ir tal como llegamos. Tan solo medimos las dos casas (habitaciones para los estandares actuales) que serían de unos 5 x 5 mts, siempre apoyadas y protegidas por la mole de piedra que marca la cresta de la sierra. Me habría gustado medir distancias entre ambas casas y ver si se observan otras estructuras secundarias.Varios años antes parecía intuirse –ojo, parecía intuirse- unos corrales pequeños; o eso dedujimos en su momento los que ibamos.  Esta vez no pudimos ni ver esos muretes, ni medir distancias entre estructuras.
castillo sipac med
Se ven muros, claramente construidos y con continuidad. Poco más queda. Dificil saber si lo que vemos es del siglo X, posterior al puente o incluso de los pastores recientes que canabalizaron esas construcciones para hacer las suyas. A ver si en un par de años tenemos la solución en forma de libro.  De momento nos quedan las piedras, y el ver como se pierde.
IMG_20160823_105020Sigo llamando al Ayuntamiento que den valor a estas piedras. Ahora que el ocio barato nos lleva a andar y observar el monte, poco cuesta señalizar la ruta de subida (con unos palets, una marca y un espray valdría); desbrozar un poco y poner un cable de acero (resistente a la intemperie y el vandalismo) a modo de guía y pasamanos. Con un par de jornales se podría dar vida a nuestro pasado.
*Proponemos lo mismo para las cuevas del Castañal, obviamente.


 
El misterio de El castillo es una de las razones por las que estoy deseando que

1 comentario:

Anónimo dijo...

El castañar es una finca privada, tiene propietario. Un saludo