Páginas

miércoles, 26 de marzo de 2014

costumbres y folklore: Martes de Carnaval

Perdón por la tardanza, Arturo nos mandó el relato hace unas semanas, a sido culpa mía y de estas semanas ajetreadas que no he podido mostrarlas antes.
COSTUMBRES, FESTEJOS Y FOLKLORE DE VILLARTA DE LOS MONTES.
Arturo Molina Dorado.

  Esto  que  voy  a  relatar,  son  algunas de  las  tradiciones que  han  venido festejándose, al menos hasta los años 50 del siglo pasado, tal y como a mí me lo contaron. Señalar que en las décadas de los años 30 y 40 -con más de2.000 habitantes- han sido las de mayor población de la historia del pueblo.
  Villarta de los Montes es rico en tradiciones y costumbres populares, la mayoría de ellas totalmente olvidadas. Aquí vamos a recordar algunas, que pueden resultar interesantes para aquellos que no las hemos olvidado:

Martes de Carnaval.
La fiesta de las Animas, es otra de las tradiciones que tiende a desaparecer, se celebra el Martes de Carnaval, consistiendo esta fiesta en lo siguiente:
   Hay en la Parroquia unos "utensilios" que pertenecen a las ánimas que son los siguientes: las Alabardas, la Bandera, los Bastones y el Cuchillón. Si algún vecino se ve en apuros, ya sea por una enfermedad o por otra causa, se ofrece algún utensilio de los mencionados, pidiendo a las Animas que les resuelva el apuro; si lo consigue a cambio, hacen un convite donde participa el cura, las autoridades y toda la gente que se quiera invitar.
El ritual consiste en lo siguiente: El Lunes de Carnaval, los vecinos que por ejemplo se hayan acogido a las Alabardas (que son unas palas largas con un aro por arriba que lo visten con flores, espejitos, collares, etc), la Bandera Nacional, los Bastones (que adornan con lazos de cintas) o el Cuchillón (que es como una espada que también la adornan con cintas), las sacan por la tarde y al compás del tambor van a casa del señor cura, lo recogen y van a la Iglesia, celebran las Vísperas
(que así lo llaman) y luego marchan todos al convite.
  Como vamos viendo todo este tipo de fiestas siempre terminan dando buena cuenta de las artes culinarias de la población.

  El  martes que es la fiesta, por la mañana sacan todos estos objetos que son llevados cada año por el vecino que se haya ofrecido a ellos, van a la plaza y allí tienden la Bandera en presencia del pueblo que se junta para verlo. El que la tiende que siempre suele ser el técnico en ello lo hace lo mejor que puede y al final otro hombre se coloca debajo y levanta en alto al que la está tendiendo y en ese momento otro tira un tiro al aire y termina el acto marchándose todos a oír la Santa Misa.
  Pero antes, presenciando todo lo anterior, hay en la plaza otros seguidores de la fiesta que pretenden ridiculizar todo lo que aquellos otros han hecho, o sea que estos hombres van disfrazados
con ropas feas y las caras mezcladas con toda clase de pinturas y llevan alabardas como los otros, pero éstas son dos horquillas de las eras, con unos ramujos de cebollas y ojos metidos entre los dientes de las horquillas. La Bandera es un saco atado en un palo, y hacen lo mismo que los otros, la tienden y al final como los otros tiran un tiro, haciendo explotar éstos una vejiga de cerdo que llevan atada en el mástil de la bandera.

Cuando termina la  misa  y  acompañados por el  tambor llevan todos los utensilios a casa del vecino que se haya acogido a los otros objetos y celebran el convite.
Los otros, o sea los que van disfrazados, acompañados de mujeres, que también se han ofrecido a pedir para las ánimas vestidas de negro, con una cruz blanca en la espalda y que a todos llaman "ciegos", marchan por la calles tocando una campanita y cantando las siguientes coplas en las casas, a la vez que piden limosna para las ánimas y lo que recogen se lo entregan al cura, que dirá misas para las ánimas de la Parroquia.

                  COPLAS 

   Las ánimas a esta puerta,

gimen, claman y lloran,
que les den una limosna,
para subir a la gloria.
A las ánimas benditas,
nunca les cerréis las puertas,
que con un Dios te perdone,
quedan ellas muy contentas.
Cuando salimos del mundo,
hubo grandes sentimientos,
y ahora no se acuerda nadie,
de rezar un Padrenuestro.
Velar, gemir y llorar,
que Dios las saque de penas,
y las lleve a descansar.

   Por la tarde en la plaza del pueblo estos "ciegos" hacen un baile y cuando ya se encuentra el público en la plaza y la música tocando, un señor llama a un "ciego" y le ofrece una cantidad de dinero para que saque a bailar a fulanita con menganito y si no quiere salir alguno de ellos tiene que pagar lo que le pidan, dándose el caso algunas veces, que los que han salido ofrecen a su vez por que salga a bailar el que ha ofrecido por ellos.
El dinero que recogen en este baile que dura toda la tarde, junto con lo que recogieron cantando es para Misas a las Animas de la Parroquia.


Es  de  lamentar  que  desaparezcan  tantas  entrañables  costumbres,  pero sirvan  estas  notas  para  que  al  menos quede  un  testimonio escrito  de  lo  que nuestros padres y abuelos disfrutaron en aquellos tiempos difíciles.
  Nota: Quiero dar las gracias a mi madre María Luisa Dorado Agudo y a su hermana Inocencia, por dedicarme parte de su tiempo, ya que sin sus recuerdos nunca podría haber documentado estas bonitas tradiciones para el conocimiento de las siguientes generaciones.
** El año de la recogida de datos fue en 1979.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bonitas fiestas las de entonces. Analizándolo bien, pa no tener un duro, que no lo tenía nadie, no pasaba un mes que no hubiera un jolgorio diferente según la época.

Anónimo dijo...

Sí que es verdad, y ahora todo se hace a base de gastar y encima el personal aburrido y quejándose.

Anónimo dijo...

verdad verdadera, las ganas y la alegria no se compran.

Anónimo dijo...

Antes había cantidad de tradiciones que se han ido perdiendo, con los años y son difíciles de recuperar, así como la cantidad de juegos que se han ido perdiendo también, los niños de ahora usan el movil como nadie pero a la hora de jugar no saben si no tienen un movil en las manos.