Páginas

martes, 29 de noviembre de 2011

En crisis villarta exporta

No hace un año, que digo un año, poco más de ocho meses que se abrió la panadería Virgen de la Antigua y da gusto comprobar cómo va creciendo, en una época de crisis donde no todos los negocios van bien, donde el trabajo no es muy seguro, una pareja de jóvenes apostó por volver a su pueblo y de momento, ganó. Cuento esto porque ha llegado a nuestros oídos que no solo en el pueblo es valorado el pan de Rubén y Fátima, sino que a los vecinos del Bohonal también les gusta mucho. Nos alegramos por los panaderos y también por nosotros, me cuentan que algunos domingos al mediodía, siempre por encargo, hacen pollos asados, de lujo para esos días en los que el ratito de la cerveza se convierte en horas y tengo que decir que como estén igual de buenos que las pizzas que ya probé este verano, seguro que venderán muchos. También se dice, se cuenta, se rumorea que estas Navidades podremos llevar nuestros asados al horno por un modico precio, tendremos que preguntar.
Aunque mi verdadera debilidad son las tortas, de aceite o de chicharrones, me da igual y si encima las pillo recién hechitas, capricho de dioses.
   Pero fíjate, lo que más fama tiene son los bollos ricos, yo creo que no se parecen a los que hacían antes o tal vez sí, casi no recuerdo a que sabían, solo recuerdo que los guardaba mi madre en la olleta grande junto con los mantecaos para que no se pusieran duros. Ya sé que hace mucho tiempo pero eso sí lo recuerdo bien, nos pasábamos todo el día en la panadería haciendo dulces y después tenias que suplicar para que te diera uno, que si son para cuando empecemos las aceitunas, que si hoy no, que no tenía na más que escusas y yo no cataba los mantecaos, eran otros tiempos. Bueno que me voy de historia, os dejo una foto para que veáis por vosotros mismo la pinta que tienen las tortas y ya me contáis.
 Un saludo paisanos
mil gracias a N. por su crónica
(*y por la foto, que galgo soy) 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me alegro por Ruben y Fati,que les vaya tan bien, y también por mi que ostias, que cuando vaya al pueblo comeré buen pan y buenos bollos, hechos por gente del pueblo.
Lo dicho que me alegro y felicidades a Ruben y Fati y también al de de la crónica y la foto que me han abierto el apetito.