Páginas

viernes, 6 de marzo de 2009

El cura

Ya había descontentos con el cura, pero el pasado mes de febrero abiertamente dejó ver que él se quiere ir, para ello impuso una serie de normas que no gustan en el pueblo: no se va a doblar por nadie que no se vaya a enterrar en villarta; él tiene un día libre a la semana –si pasa algo ese día el pueblo se las apaña pero él está libre-, etc etc y si la gente no está conforme que se junten 200 firmas y se vá (que es lo que busca y no lo oculta). A la gente le molestó tanto el hecho en sí como la forma de plantearlo, con prepotencia y anteponiéndose él a la parroquia y el pueblo.